In: Sin categoría0

Las cajas de cartón, además de servir para introducir, transportar y acumular todo tipo de objetos son también un elemento perfecto para realizar todo tipo de manualidades, e incluso alguna construcción con la que divertir a los más pequeños de la casa durante horas.

Un buen ejemplo de ello son los cada vez más socorridos castillos de cartón. Un juguete que va ganando popularidad entre los más pequeños al permitirles, por un lado, pasar unas cuentas horas elaborando su propio juguete junto a sus padres y, por otro, pasarse las horas jugando solos o con amigos en un fuerte sobre el que inventar miles de historias.

Si estás buscando la mejor forma para hacer un castillo de cartón junto a tu hijo que le permita disfrutar durante horas alejado de las pantallas del ordenador y con el que pueda vacilar de padre en el cole, toma buena nota y sigue los siguientes pasos.

Cómo hacer un castillo con cajas de cartón para niños

Lo primero que debemos hacer es comprar o reciclar algunas cajas de cartón. Cuanto más grandes, más fácil será levantar construcciones en las que puedan meterse dentro. Si la queremos pequeña, igualmente podremos sacarle el máximo partido conforme nuestras cajas tengan mayores dimensiones. No obstante, las pequeñas también las podemos utilizar como refuerzo o para realizar algún detalle.

Además de las cajas de cartón necesitaremos un cúter o tijeras, cinta de embalar y rotuladores y pinturas para decorar la fortaleza que vais a construir en familia.

En cuanto a los pasos a seguir para levantar un castillo de cartón, el primero es el que pasa por medir la zona en la que lo vamos a colocar y pensar cómo queremos que sea de grande. Una vez lo hayamos calculado y sepamos cuánto cartón necesitamos, empezaremos por la fachada. Es importante tener en cuenta que si las cajas tienen inscripciones la cara con dibujos será la que dejemos por dentro.

El segundo paso es el que nos lleva a recurrir a la cinta de embalar para unir todas las cajas necesarias tras realizar los recortes con las medidas exactas para conseguir un castillo firme capaz de soportar todo tipo de empujones y embestidas.

Si optamos por un castillo pequeño, montaremos las caja pegando todos los laterales con cinta menos uno, que será la puerta de entrada al castillo. Una vez reforzadas todas las esquinas con cinta y, si hace falta, doble cartonaje, empezaremos a dibujar las almenas en la zona en las que las queramos colocar y las recortaremos. Una vez marcadas y recortadas iremos quitando las tapas para dejarlas abiertas.

Cuando lo tengamos más o menos en pie y recortado, será el momento de pintarlo y decorarlo con inscripciones o dibujos, además de dibujar las caras de la piedra para que dé la máxima impresión de tratarse de un castillo de época.

Recuerda dibujar y recortar las ventanas para dar un mayor realismo y, en el caso de que se trate de un castillo grande, los más pequeños puedan asomarse durante sus juegos. Con un poco de maña y paciencia seguro que levantas el castillo de cartón más divertido posible.

Valoraciones
[Total: 0 Puntuación: 0]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar